ARTES VISUALES E INFRAESTRUCTURA EN EL NORTE PROVINCIAL: UNA DEUDA PENDIENTE.

El norte santafesino revela falencias en infraestructuras culturales con respecto al centro y al sur. Es imperioso corregirlas.

museo_arte_contemporaneo_mar_del_plata_7

Desde el inicio de la democracia –a más de 30 años- gruesas falencias siguen vigente en el norte santafesino. Una de ellas, la cultura. Muchísimos artistas concurren a estudiar sus especialidades a Corrientes, mientras que otros lo hacen a Resistencia (Chaco). Cuesta creer que en el año 2014, no hayan llegado hasta el extremo norte de la provincia, el brazo del estado nacional o provincial en algunas de sus formas para el arte.

En una suerte de displicencia histórica pero sincrónica, el norte  contrasta con la tremenda oferta cultural del sur rosarino. En este último encontramos al Museo Juan Castagnino y el MACRO, además de la oferta que realiza desde hace años la fundación OSDE en este sentido. Santa fe por su parte, exhibe al museo provincial Rosa Galisteo de Rodríguez, el municipal Sor Josefa Díaz y Clucellas y el Museo de arte contemporáneo de la U.N.L. Fuera del ámbito museológico, existen las nuevas estructuras lúdico – culturales provinciales – municipales creadas en los últimos siete años: Molino Marconetti, la Redonda, la Esquina Encendida, la fábrica cultural.

Muchos artistas tienen como cuna el norte provincial. Citaremos cuatro: Mariela Dallagnol (las Toscas), Grisel Trevisan (Avellaneda),Alberto Pucheta (Avellaneda), María Elena Machuca (Avellaneda). Vamos a decir que esta ciudad posee una fuertísima gravitación cultural en la región, mediante la empresa Vicentín SAIC, que realiza un invalorable aporte al arte regional. Reconquista por su parte, posee el museo Municipal de arte, con el infatigable aporte de Alfonsina Morzán en este sentido, incansable trabajadora cultural.

daniel_otero_obra1

REPENSANDO EL FUTURO

 

                                                            Conviene plantearse sino ha llegado el momento de plantearse que legisladores provinciales y nacionales, tomen cartas en el asunto. Hay que equilibrar fuertemente el desbalanceo que existe entre la infraestructura cultural del sur provincial con el norte. Reconquista posee unos 100.000 habitantes y es un verdadero nudo en la región, gravitando alrededor de la zona conformada por Las Toscas, Villa Guillermina, Malabrigo, Vera, Villa Ocampo, Calchaquí. Otra de las zonas en las cuales hay una ausencia de infraestructuras culturales es Tostado, Ceres y San Cristóbal, conformando una diagonal ascendente/descendente con las regiones citadas anteriormente.

Si bien Reconquista tiene el Instituto Superior de Formación Docente en Artes N 5074 “General Manuel Belgrano” que abarca teatro, artes visuales y música con unos 62 años de antigüedad y trayectoria, esto no es suficiente para el mapeado geográfico de una región de 200.000.

 

-Hacen falta:

  1. a) Universidades y carreras de grado terciario/licenciaturas/tecnicaturas/doctorados en artes visuales (incluyendo filosofía del arte) como lo tiene Rosario y:
  2. b) nuevos museos y estructuras culturales aggiornadas al presente siglo con modernas tecnologías de interacción entre público-artista-producción que den contención a toda la región norte.

 

  1. c) Se visualiza la falta de incentivos desde el estado provincial y nacional en esas latitudes: becas, promociones, cursos, capacitación, seminarios intensivos que lleven los conocimientos desde la capital federal y otras provincias, hacia ese punto.

 

UNA CUESTION NO COYUNTURAL

 

La falta de oportunidades en un mundo contemporáneo de transvasación de conocimientos y continuo cambio y movimiento, sumado a las expresiones contemporáneas  y matices tecnológicos de la existencia moderna, dan como ecuación directa que se está marginando desde las posibilidades que otorga la  cultura a unas 200.000 personas contando Tostado, Villa Ocampo, Avellaneda, Reconquista, Calchaquí, Vera y San Cristóbal. Un dato no menor a tomar en cuenta desde quienes hacen las leyes de una provincia con espíritu federal.

 

Constituye una grave falencia la inequitatividad y  falta de oportunidades que tiene para formarse un artista del norte, comparativamente con uno del centro o del sur. Algunos cuentan con los recursos para llegar hasta Santa fe, mientras que los menos logran cursar en Rosario. Una parte emigra hacia el Chaco mientras que otra cursa en Corrientes.

 

El sur goza desde hace más de veinte años, de una prodigiosa estructura cultural y amplísimos incentivos para todas las artes, solo basta ver su desarrollo. Los sucesivos gobiernos socialistas se preocuparon por hacer brillar la cultura desde su génesis. Si bien la problemática expresada se remite a 30 años atrás o mas, ni desde el peronismo en los albores de la democracia como tampoco desde el gobierno provincial desde el 2007, hubo viso alguno de remediar esta falencia.

 

Tampoco hubo algún legislador que tomase apunte de estas cuestiones. Acueductos, rutas, puertos, son el argot constante que se puede apreciar en su léxico, pero términos tales como “plástica”, “visual”, “música”, “salones”, “museos”, “carreras”, son proverbialmente desconocidos.

 

LA LLEGADA DE LAS NUEVAS TECNOLOGIAS E INCIDENCIA

 

Pero además de lo planteado, existe otro matiz: la brecha tecnológica. Esto se debe a la gigantesca revolución que se dio en las artes visuales y escenarios sonoros en los últimos 30 años. La llegada de la interactividad, la performance, los nuevos códigos sonoros, visuales – interpretativos, y la conversión del formato analógico para fundirse en el digital, significó una cambio y alteración de los lenguajes y la semantización propia de los mismos. Todo se adelantó vertiginosamente. Como en una película acelerada, llegaron los proyectores, el láser, pantallas interactivas, el IPhone y muchísimas cosas más.

El arte contemporáneo en tan solo treinta años aproximadamente, debió dar cabida a decenas de movimientos, estilos y formatos que lo que aconteció en 2000 años de civilización occidental. Las redes sociales, la creación de un circuito integrado por varios países, las bienales en distintas partes del mundo, promovieron un movimiento multitudinario y heterogéneo de valores a escala

planetaria.

 

LOS MEGA CENTROS CULTURALES

 

Se multiplicaron en las grandes ciudades los gigantescos contenedores de arte como auditorios y  museos de arte contemporáneo (MAR- Museo de arte contemporáneo de Mar del Plata 2013), Museo de Arte del Tigre, Malba  y Macma en Buenos Aires, MACRO en Rosario. Santa fe pasó a albergar durante el socialismo a centros formadores y de espíritu lúdico de tres gigantescos lugares: “la redonda”, “la esquina encendida”, “la fábrica cultural”, que captaron la atención de miles de jóvenes. Por su parte, al calor de una intensa movida empresarial, estatal y comercial, Rosario pasó al frente de todas las iniciativas.

 

El norte se quedó  al margen de todas las movida. Se mantuvo solo y hasta el presente tiempo -durante 60 años- con su profesorado de arte en Reconquista, mientras que la UNR de Rosario agregaba en sucesivos ciclos carreras de grado y se extendía hasta Venado Tuerto. Por otra parte,  un solo museo de arte dependiente de la municipalidad en una ciudad de 100.000 habitantes con otros 100.000 repartidos en la misma latitud mientras los centros culturales y museos en Santa fe estuvieron beneficiados en presupuestos culturales de un poderoso municipio y gestión provincial.

 

Así, se fueron formando grandes asimetrías en la provincia, que se fueron acentuando con el correr de los años  y lejos de corregirse, hicieron que las artes del sur provincial marcasen un tan determinado  contraste con las del norte. Por otra parte, la proximidad de Rosario con buenos aires, fue clave para un determinismo evolutivo dado que la capacitación que se obtiene en los grandes centros como la capital federal, se rige por estrechos doscientos kilómetros que los separan contra unos ochocientos km que debe hacer un artista del norte para poder acceder a la capacitación o al circuito de capital federal.

 

CORRIGIENDO EL RUMBO

 

 

Nuevos rumbos se abren para la provincia y el país. Hace falta una nueva visión por parte de quienes aspiran a los cargos legislativos y ejecutivos. Se debe tomar nota  y apuntes de estas falencias para enmendarlas lo más antes posible. Es necesario brindar a los 200.000 habitantes del norte los mismos estándares culturales que los que tiene el sur. Empezar a corregir las asimetrías que vienen teniendo lugar desde hace 30 años en este lugar de la provincia. Darles a los jóvenes artistas del norte las mismas posibilidades que tiene el del sur. Y que los habitantes de esa región puedan gozar de centros y espacios culturales a la altura de los que tiene el centro y el sur de la provincia.

Empezar a hablar el mismo idioma en las diferentes latitudes de la provincia y que un abanico de posibilidades homogéneas se instale en la región.

De eso se trata, no otra cosa.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “ARTES VISUALES E INFRAESTRUCTURA EN EL NORTE PROVINCIAL: UNA DEUDA PENDIENTE.

  1. Muy bueno el informe Dani!!!EXCELENTREEEE,!!!! , EL NORTE NECESITA EL APOYO CULTURAL ASÍ COMO LO TIENEN LAS GRANDES CAPITALESSS!!!Pero desde este pedacito de norte que se llama AVELLANEDA seguiremos trabajando para mostrar al mundo lo que sabemos hacerr!! Un abrazo amigooo!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s