Los gobernantes y sus relaciones con el difícil “establishment” de la cultura

(escribe daniel otero) -Estando los principales candidatos ya lanzados, surge el interrogante  “que hacer con la cultura heredada del kirchnerismo”

jardin

UN TRANSITO INTENSO EN LOS PROXIMOS MESES

 

A un mes de la llegada del año 2015, comienza a percibirse y gestarse en el establishment cultural argentino, una suerte de preocupación y ansiedad generalizada por el futuro de la heredad cultural argentina, representada por sus instituciones madres, desde el Ministerio de Cultura que conduce Teresa Parodi hasta el Fondo Nacional de las artes. Sucede que –ni más ni menos- el próximo gobierno heredará la conducción y gestión de millones de pesos asignados por presupuesto al área cultura, un logro que las generaciones futuras habrán de reconocer a la gestión Kirchner, que marcó desde el advenimiento de la democracia, los índices y parámetros más altos en el proceso cultural y el entramado del arte y sus múltiples expresiones en el país.

 

MEGAESTRUCTURAS y SU DESTINO

 

Uno de los interrogantes mayores que se presenta, es quien o quienes manejarán los destinos de la cultura en un país que está a la altura de las grandes capitales del mundo. Sergio Massa lo acaba de convocar a Eliseo Subiela para integrar sus equipos, Scioli no tendría a nadie definido en el área pero muestra una excelente gestión con Telerman, mientras que de parte de Mauricio Macri no se visualizan  cabezas visibles.

 

La cuestión que más pesa, es el rol que tendrán estructuras que tienen que ver no solo con la cultura, sino con la comunicación y el pensamiento nacional por excelencia. El proceso electoral atraviesa de lleno la construcción del Centro cultural Nestor Kirchner que superará –dicen- a su par francés. El centro, que se encuentra en plena y febril obra para inaugurarse el 25 de mayo de 2015, emerge como el espacio cultural más grande de América Latina, comparable al Lincoln Center de Nueva York y dos veces más grande que el Georges Pompidou de Parí­s. No solo eso: se pone en juego un sistema de premios, becas, destinos, congresos, capacitaciones, lugares estratégicos que tienen que ver una idiosincrasia que es visible en todo el mundo y se llama “marca nacional”.

 

GESTION Y MANEJO DE AREAS DE LOS PRE CANDIDATOS

 

Massa por su parte, exhibe un área de cultura prolija desde el Tigre –con uno de los mejores museos de arte que tiene el país. Un dato no menor para quienes conocen estas cuestiones. Interesantísimas colecciones de arte conforman su patrimonio.  -Pero surge aquí el interrogante: ¿Tiene Massa el equipo para conducir las riendas de la cultura en Argentina después de los Kirchner? La respuesta es NO. O al menos no se lo conoce. No puede extrapolar la gestión del distrito de Tigre al campo de las ideas y la escala nacional o proyectual. No se le ha escuchado propuesta programática.

 

– Sigamos analizando, en base a datos objetivos provistos por la propia realidad. Daniel Scioli puso –desde el año 2012 – al frente del Instituto de la cultura de Buenos Aires a Jorge Telerman, destacadísima personalidad del mundo de la cultura, las artes, la política y el periodismo (ver sus antecedentes en Wikipedia). No solo eso, inauguró hace un tiempo el museo de arte contemporáneo de Mar del Plata (ver el sitio en Internet), un lugar a la altura de las grandes capitales mundiales con una infraestructura de 7000 metros cuadrados.

 

“Queremos que esta gran obra se convierta en un faro de actividad cultural de excelencia, que forme nuevos públicos y garantice el acceso y disfrute de todo el pueblo a los bienes culturales. Nuestros artista locales y nacionales contarán con este espacio único para que sus creaciones dialoguen y se proyecten a todo el país y el mundo” expresó Jorge Telerman, presidente del Instituto Cultural de la Provincia.

 

No solo eso, una compleja red de museos, fundaciones e instituciones conforman el conglomerado de una provincia que abarca entre otros distritos, al estratégico enclave de la ciudad de la Plata.

 

LA CULTURA NO ES UN DATO MENOR

 

 

Vamos a explicar el porque del sentido de analizar estas cosas en un plano mas profundo. Las provincias tienen un sistema de apoyo en las macro estructuras culturales de la nación. Toda una economía de incentivos,  premios, becas, pasantías, subsidios, son gestados desde el estratégico ministerio que conduce Teresa Parodi y que ocupara por unos años su predecesor, Jorge Coscia.

 

Este vínculo Nación – provincias, es altamente beneficioso para estas últimas porque es un valor agregado para sus talentos y artistas, que pueden acceder a capacitaciones, y un sistema de premios y estímulos que son repartidos desde la nación a los artistas de los más lejanos rincones del país, tratando de igualar al artista de Jujuy con el de Ushuaia. Gracias a Tecnópolis, un chico de la llanura pampeana, de la costa o de la mesopotamia, puede saber como funciona la ley de gravedad o conocer las leyes básicas de la ciencia, y cuando esté inaugurado el Centro Cultural Néstor Kirchner en mayo de 2015, habremos superado a Francia e igualado a los Estados Unidos en este tipo de estructuras.

 

El Fondo Nacional de las artes, ha significado para millares de artistas la concreción de sus sueños, así como para las instituciones, ver concretado su equipamiento o aggiornamiento de estructuras. Tecnópolis, 678, la secretaría del pensamiento nacional, Paka – Paka, “carta abierta”, son estructuras inventadas por el Kirchnerismo entre la primera y segunda etapa de expansión y deberán ser ocupadas por mentes brillantes, gente proba en ideas adecuadas al contexto de expansión que vive el mundo y que se reparte entre las redes globales, el conocimiento que se duplica cada diez años o menos, los hipercontenidos multimediales, la fibra óptica y la transformación de la materia. La cultura argentina forma parte de un país con fuertísimos vínculos con Venezuela y Brasil, que ha firmado tratados de cooperación con Rusia y le ha abierto las puertas a China en el intercambio comercial.

Nuestros artistas compiten en las mejores bienales del mundo. Nuestros músicos exportan su talento a Francia, Inglaterra, Alemania y Oriente. Nuestro tango se baila en Japón. Las obras de nuestros dramaturgos se estrenan en otros idiomas mientras que nuestro cine se ve multiplicado en la producción desde un fuerte e intensivo proceso de promoción por parte del INCAA.

 

Todo esto está en juego en la argentina para los próximos cuatro años: el trabajo de millares de obreros de la cultura y el rol protagónico que le supieron dar dos gobiernos consecutivos a un tema que el Menemismo lo farandulizó y el radicalismo ni la alianza supieron que hacer en su momento. Hoy por hoy, Argentina exhibe los estándares más altos de producción cultural y le toca al próximo gobierno, defender ese estándar, esa producción de mano de obra local, talento, ingenio y estructuras construidas para la gente.

Labor no menor la que se viene y dato de interés, -la cultura- por si faltaba aclarar algo.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s