LA RAZON PORQUE LAS CHINAS ATABAN SUS PIES PARA QUE NO LES CRECIERAN

ESCRIBE DANIEL OTERO| Hoy te cuento el porqué de la tradición de los “pies de loto” o “pies de media luna” estuvo vigente en China por más de 1000 años. Esta práctica comenzaba entre los 4 y 9 años. A las niñas se les ataban los pies con firmes y apretadas vendas de algodón remojadas en agua de hierbas y sangre de animal, de esta manera se aspiraba obtener un pie de no más de 7 centímetros.

PIES-CHINOS-DANIELOTERO

Este ideal de belleza que hizo sufrir a montones de mujeres comenzó  en el siglo X y terminó en 1957 cuando se le vendó el pie a una niña por última vez.

Esta tradición fue común de la clase alta, ya que volvía a las mujeres económicamente improductivas imposibilitándolas de hacer labores domésticas o trabajar. Es por eso que también demostraba un gran poder económico para el hombre, ya que era capaz mantener a estas mujeres “decorativas”.

PIESCHINOS-DANIELOTERO2

En el siglo XIX, esta tradición comenzó a ser popular, ya que las familias pobres veían que las mujeres con “pies de loto” se casaban con hombres ricos, hombres que podrían sacar a toda la familia de la miseria.

PIESCHINOS-DANIELOTERO6

Los primeros relatos de viajes describen la manera “seductora” en que las mujeres chinas con los pies vendados caminaban, mientras se balanceaban y tambaleaban suavemente, pero pocos imaginaban la verdadera razón que existía detrás de estos pies.

PIESCHINOS-DANIELOTERO3

Según la escritora norteamericana, Beverley Jackson, en su libro Splendid Slippers: A Thousand Years of an Erotic Tradition (Espléndidas Pantuflas: Mil años de una tradición erótica), toda esta tradición tiene que ver con el sexo:

PIESCHINOS-DANIELOTERO4

“Debido a sus diminutos pies, se veían obligadas a caminar con una postura única que obligó al endurecimiento de los músculos de los muslos, la cadera y la vagina. Con el peso del cuerpo constantemente sobre sus talones, la mujer desarrollaba muslos gordos que la hacían más voluptuosa a los ojos del hombre chino. El peso también hacía que los músculos de la vagina se apretaran hasta el punto de que los hombres chinos han afirmado que cada vez que hacían el amor con una mujer con los pies vendados era como hacerlo con una virgen”.

PIESCHINOS-DANIELOTERO7