Edward Munch: cuando el arte orilla la psicopatología.

Edward Munch está considerado uno de los primeros pintores expresionistas, dado que plasmaba sentimientos en su arte dejando atrás la pintura naturalista.

Padeció de múltiples carencias y situaciones traumáticas en su infancia temprana que lo marcaron profundamente. En su arte queda plasmada su psicopatología, sobretodo en lo referido a temas como la ansiedad, el duelo, la angustia, la mujer, el alcohol, etc.

edward-munch-danielotero
Edward Munch

Intentaba reflejar en su arte la afectividad y los pensamientos de la naturaleza humana y mostrarlas de esa manera en las obras. En su arte Edward Munch dejó plasmado su rechazo al realismo de sus predecesores, los llamados pintores “naturistas”. Lo verificamos en esta frase que se le atribuye: “No se pintarán más interiores con gente que lee y mujeres que tejen. Se pintarán hombres que viven, respiran y sienten, que sufren y aman. La gente comprenderá que es algo casi sagrado y se quitará el sombrero como si estuviese en una iglesia”.

Su padre era médico militar que pertenecía a una familia de altos funcionarios, artistas e intelectuales. Pese a su condición privilegiada en la sociedad noruega de la época, el pequeño Edward sufrió inusuales situaciones traumáticas. Se sabe que su padre, hombre de carácter melancólico y expulsivo, lo llevaba a sus visitas como medico de trabajadores pobres. Fue espectador de innumerables padecimientos humanos -teniendo en cuenta que la tuberculosis era epidémica e incurable-. Además conoció los rigores de la pobreza, incluso algunos biógrafos aseguran que vio a algunos pacientes morir de hambre.

Siendo niño estas escenas, en principio ajenas, se confirman en una serie de tragedias desafortunadas en su propia vida, ya que con solo 5 años pierde a su madre por la tuberculosis. Como una profecía fatal suceden otras muertes como la de su hermana Sophie de 14 años, por la misma enfermedad. Posteriormente Laura, su otra hermana, muere en un manicomio. Y a todo esto su padre tiene frecuentes crisis nerviosas que lo dejan al borde de la psicosis. Este muere siendo Edward muy joven, por lo que queda completamente desamparado. Como se puede leer en su diario “así, viví entre muertos, primero mi madre, mi hermana, mi abuelo y mi padre -sobre todo con él- todos los recuerdos, las cosas más pequeñas vuelven a mi memoria”.

El miedo a la muerte y a la pobreza lo acosaron e inspiraron durante toda la vida. El mismo recordaría el ambiente de su hogar durante la infancia: “La enfermedad y la demencia eran los ángeles negros guardianes de mi cuna. Durante mi infancia, siempre tuve la sensación que se me trataba en forma injusta, carente de una madre, enfermo, y con la amenaza de un castigo en el infierno pendiente sobre mi cabeza”.

Munch se convierte en una persona extremadamente vulnerable e hipersensible: “No soporta el olor de las flores y las mismas risas de las mujeres le desazonan, pues le traen el recuerdo de su madre muerta”. Para librarse de todo no elige la muerte, se hunde en sus dolencias y da lugar a que su mano febrilmente se dedique a estampar una serie de cuadros en los que el dolor y la desesperación son las características mas destacadas. Muere en el año 1944 a la edad de 80 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s