NUEVAS CULTURAS URBANAS|RELECTURAS DE LA MODERNIDAD

(escribe daniel otero) -Hay nuevos códigos urbanos en la ciudad y también en la provincia. Se los debe interpretar y dar lugar.

en el colectivo
El arte a bordo del colectivo

La cultura HIP HOP ha llegado para quedarse. El arte callejero, las estatuas vivientes, los malabaristas, están entre nosotros. Urge crear espacios para estas disciplinas, organizarlas, protegerlas, difundirlas, sistematizarlas para que crezcan libres pero que también, se incorporen a las currículas y disciplinas que tienen los organismos de la ciudad.

El arte gana las calles.
El arte gana las calles.

En realidad, construir vínculos con los jóvenes hoy es traducir su lenguaje corporal y proposicional de actitudes de comportamiento cotidiano a la sinapsis neuronal de nuestros cerebros. Las instituciones que albergan el conocimiento en la ciudad y en la provincia, poseen criterios decimonónicos, desde la etapa constructiva de sus instalaciones hasta los perfiles socioeducativo de la oferta que tienen.

las artes circenses se expanden
las artes circenses se expanden

En ese contexto, falta insertar las nuevas disciplinas artísticas de la calle, las culturas urbanas, el HIP HOP, el grafitti, el contact dance, pole dance, el skate y un sinfín más de expresiones que conforman los ritos urbanos de este milenio. La palabra “cultura”, se ha visto desbordada expansivamente hacia límites incalculables. Lo que hace cuarenta años atrás era considerado como “cultura”, hoy posee un enriquecimiento que se duplica exponencialmente cada año. Desde nuevas palabras y  expresiones que pasan a formar parte del imaginario colectivo, hasta acciones visuales, performativas y  estilos de pensamiento, vestimenta y música que define a las distintas tribus urbanas de nuestro entorno.

 

La idea es crear espacios y lugares amigables con estas expresiones. Que dejen de ser hechos aislados y que no confronten con la cultura decimonónica sino que se incorporen al fenómeno como un eslabón más del desarrollo  natural de las cosas. La historia es lineal y va en ese sentido, hacia delante. La labor del gobernante es percibir esos movimientos y darle orientación, impulso y precisión, para que el efecto sea parejo sobre el espectro social y sirva para cohesionar, dar formación, y un sentido al acto en sí. Ni diversión ni alegría. Sino un complemento de acciones organizadas que sirvan para dignificar al ser humano, construirlo socialmente y darle un lugar en la generalidad con su sesgo en particular.

 

Esos son los nuevos retos urbanos de la contemporaneidad.

Ahí, yace el desafío.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s