Santa fe: Pautas y procesos para incorporar el arte como industria productiva.

(escribe daniel otero) -¿Tiene sentido en estos tiempos producir arte sin salida comercial? Santa fe está a la altura de  las principales ciudades del país en producción artística. Pero no  ha logrado llegar a una instancia efectiva de comercialización de obra.

romero

En principio, se trata de ver el arte no desde una visión contemplativa

Esta ciudad se caracteriza por el altísimo índice de instituciones culturales que posee, así como por la cantidad de artistas de todos los rubros que viven o estudian en ella.

Así, encontramos músicos, plásticos, escritores, artesanos, fotógrafos, cantantes, dibujantes, ilustradores, y un sinfín de actividades conexas directa o indirectamente al arte.

 

¿QUE HACER CON EL ARTE?

 

Ahora, surge la pregunta: ¿Qué hacer con el arte? -¿Existen las oportunidades, las industrias, las áreas pertinentes que contengan o brinden oportunidades a tal sector? – la respuesta es: NO. –Existe un concepto todavía arcaico, decimonónico y hasta a veces victoriano para con el arte. Una actitud contemplativa y laxa, falta de reflejo desde lo político, falta de reacción desde la cultura, una mutua dejadez entre ambas fuerzas, producto de muchos años de falta de articulación entre actores y escenario, protagonistas y gestores, políticos/estado y creadores.

UNA HISTORIA DE DECADAS

 

Durante décadas en Santa fe – desde que se retomó la democracia- se instalaron principios de inacción y contemplativos. El arte como elemento accesorio, admiración, de una lejanía quizás inaccesible, o producto de una mente pre –  eminentemente distinta o diferente de las demás.  Así, se sucedieron los gobiernos, sin dar participación a los artistas. No hubo una propuesta articuladora  desde el estado ni tampoco desde el sector privado desde el año 1983 hasta el año 2008 aproximadamente. Con la llegada del socialismo a la provincia  en el año 2007, algo comienza a cambiar, pues se instala el concepto de “industria cultural”, mientras que la llegada del radicalismo a la intendencia permitió revalorizar a la cultura en la ciudad.

romero2

Desde 1983 hasta el 2007, la historia fue una. Luego se produjeron cambios.

 

NUEVOS EDIFICIOS, NO NUEVAS CARRERAS.

 

Es a partir del 2007 entonces cuando comienza la gestación y establecimiento de nuevos espacios en la ciudad. Aparece “la redonda” (provincial), en Av. Salvador del Carril y A. Del Valle. “la esquina encendida”, en calle Estanislao Zeballos y Fdo. Zuviría (provincial). Se recupera en Boulevard Gálvez el edificio del viejo molino y se establece la “fabrica cultural del Molino” (provincial). Por su parte en este período la municipalidad toma a su cargo el ex – molino Marconetti en el ex – puerto santafesino y la ex – estación Belgrano en boulevard. Sin embargo, se pierde el Museo Fernández Navarro en Guadalupe y no se logra avanzar en la casona de Sor Josefa Díaz y Clucellas en calle San Luis. La administración municipal apostó fuertemente a las ferias de Diseño con lo cual se instauró un nuevo concepto desconocido hasta entonces.

 

Pero si  bien tenemos este avance en recuperación de edificios y establecimiento de ferias, no hubo carreras nuevas en las respectivas currículas de los establecimientos educativos. Así, Santa fe siguió mirando a Buenos Aires y/o Rosario, que históricamente ofrecieron capacitación y  oportunidades a los artistas. Pero hay que hacer excepciones: Esto lo  constituyó el museo municipal Sor Josefa Díaz y Clucellas con distintos seminarios en el año, al igual que el Museo de Arte contemporáneo de la U.N.L, con una atractiva oferta académica.   Y de igual manera la escuela Prof. Juan Mantovani.

 

LA INSERCION LABORAL DEL ARTISTA

 

Sin embargo, Santa fe sigue fallando en la inserción laboral del artista en el sector privado. Puede verse como Tigre (Bs.As) tiene el Puerto de Frutos, o como en San Telmo o La Boca prospera la relación turismo/arte, generando múltiples posibilidades laborales. Es como si existiese un desaprovechamiento del recurso artístico/cultural en toda su dimensión. No hay, no existe una articulación del sector privado y del sector turístico con la cultura santafesina. Estamos ante la ausencia de un concepto de industrialización y comercio del arte como lo tienen otras provincias, como Córdoba o San Luis.

romero3

A pesar de recuperarse edificios y ganar las artes nuevos espacios, no prosperaron nuevas carreras.

 

EL CORREDOR DE LA COSTA DESAPROVECHADO

 

Santa fe tiene un corredor turístico costero perfectamente definido por Romang, Sta Rosa de Calchines, Arroyo Leyes, Rincón, Colastiné, La Guardia, por citar algunas localidades de la costa, en los cuales podrían desarrollarse muchísimas actividades vinculadas al arte en todas sus expresiones.

 

Esto, es una falencia de las respectivas comunas y municipios pero también de las autoridades respectivas. La secretaría de Turismo podría articular con el ministerio de cultura para – con las respectivas bases de datos- , establecer sedes, organigramas, estructuras, ámbitos de trabajo y comercio cultural  en el corredor costero. Pasan por el mismo, turistas de todas las nacionalidades, raza y color. Pero no tienen a su disposición el producto cultural que tienen los museos o los talleres de artistas.

La excepción –en la ciudad-  lo constituye el M.A.C., (museo de arte contemporáneo de la U.N.L.) que tiene un ámbito para la venta en su estructura, favoreciendo así la integración del público con el producto del artista directamente.

 

LA CARENCIA DE NUEVAS IDEAS

 

 

La ciudad de Santa fe necesita imperiosamente de nuevas ideas que establezcan una conexión entre el arte, producción y consumo. Una estrategia de desarrollo comercial que permita que la producción artística de la ciudad cualquiera sea su formato, esté a disposición del turismo principalmente y de los potenciales consumidores. Romper con el concepto “arte = contemplación”, o “arte – elites” o “arte – populismo”  y reemplazarlo por conceptos tales como “arte – mercado”, “cultura – valor económico”. Es necesario un formateo conceptual de la realidad, con un ejercicio de gestión macro económico conjunto de áreas que involucren la producción, el turismo, que permitan delinear un proyecto de industria cultural que beneficie al productor de arte, que en definitiva es un trabajador más.

 

Esto, implica la creación de nuevas leyes, nuevas políticas de rediseño de vínculos, asociativismo con los artistas, lanzamiento de distintas propuestas, creación de ámbitos y estructuras en conjunto con el sector privado que incentiven tanto la producción como el consumo, interno y externo. Hace falta un cambio de hábito desde el estado rubricado por los artistas. No delegar necesidades como tampoco facultades. El sector hotelero en esto tiene mucho que ver, en especial con la difusión de folletería especializada de los espacios artísticos.

romero4

La obra de arte posee un valor agregado que la diferencia de cualquier producto. 

 

 

EL ARTE MUEVE EL MUNDO

 

 

El arte mueve fortunas en cualquier lugar del mundo. Menos en Santa fe. Es una parte sustancial del producto bruto interno de cualquier país. Genera ingresos en muchas provincias. Es fuente de trabajo de miles de artistas en otras regiones, pero en Santa fe no lo es. Y esto hay que decirlo y asumirlo. Principalmente el área plástica. Tenemos los artistas, tenemos la producción pero no podemos conectarnos con  los compradores. Tenemos los lugares naturales, tenemos los circuitos pero no tenemos los articuladores, los gestores. Hay algo que falla. Es necesario que gente del marketing, de carreras vinculadas al consumo y la comercialización acuerden con las autoridades diagnósticos y políticas de estado para revertir esta situación crítica de arrastre.

 

REPENSANDO EL FUTURO

 

 

Las economías regionales tienen que incluir al arte. Los 19 departamentos de la provincia tienen que estar representados a futuro en ese circuito comercial que contemple la comercialización gestada por el propio estado y el sector privado. Las crisis generan oportunidades y un recambio institucional como el que se aviene, proporciona las instancias programáticas para los distintos equipos técnicos puedan incluir esta problemática. El arte y la producción cultural deben incluirse como industrias en la escena contemporánea, brindando servicios y posibilidades a los trabajadores de tal rubro.

 

Un desafío para el 2015. Para que alguien lo tome en cuenta.

Las imágenes que ilustra el presente artículo pertenecen al autor santafesino Roberto Romero. El autor de la nota agradece el gesto. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s