EL COLOR AZUL: SABIAS QUE NO EXISTÍA EN LA ANTIGÜEDAD?

Escribe #DanielOtero. Hoy te quiero contar la historia del color azul, en un divertido diálogo del lingüista Guy Deutscher.

“Lo entendían con la mente pero no con el alma”, le dijo a BBC Mundo el lingüista Guy Deutscher.

Se refería a la ausencia del color azul varias civilizaciones antiguas, que examinó en su investigación sobre si el lenguaje afecta la manera en la que vemos el mundo.

mar color de vino - daniel otero

El mar color de “Vino” que Homero plasmó para la posteridad.

El mundo de Homero parecía psicodélico: las ovejas eran vino tinto; la miel, verde; el cielo, a menudo, bronce.

daniel otero la casona

El primer intelectual que sabemos que notó algo raro fue William Ewart Gladstone (1809-1898), quien no sólo fue primer ministro británico cuatro veces, sino que también era un apasionado de la obra del poeta épico Homero.

A pesar de las maravillosas descripciones en “La Ilíada” y “La Odisea”, que incluían frases como “la aurora con sus sonrosados dedos”, en ningún momento pintaba algo de celeste, índigo o añil.

Gladstone repasó entonces todo el relato, pero fijándose especialmente en los colores mencionados.

Encontró que, mientras el blanco aparecía unas 100 veces y el negro casi 200, los otros colores no tenían un rol tan protagónico.

El rojo estaba mencionado menos de 15 veces, y el verde y amarillo, menos de 10.

Se puso entonces a leer otros textos de los antiguos griegos y confirmó que nunca aparecía el azul.

Gladstone concluyó que los griegos de la época no tenían el sentido del color desarrollado, y que vivían en un mundo en blanco y negro, con algunos destellos de rojo y brillos metálicos.

La pesquisa de Gladstone inspiró al filósofo y lingüista alemán Lazarus Geiger, quien se preguntó si el fenómeno se repetía en otras culturas.

Y sí: en el Corán, en antiguas historias chinas, en la versión antigua de la Biblia hebrea, en las sagas islandesas y hasta en las Vedas indias, sobre las que dijo…

daniel otero ulisies

Ulises navegaba por mares que no necesitaban ser azules.

“Estos himnos, de más de diez mil líneas, están llenos de descripciones de los cielos. Casi ningún otro tema es evocado con más frecuencia. El Sol y el enrojecimiento de la madrugada; el día y la noche; las nubes y los relámpagos; el aire y el éter, todos se despliegan ante nosotros, una y otra vez… pero hay una cosa que nadie podría aprender de estas canciones antiguas… y es que el cielo es azul”.

Pero eso no fue lo único que descubrió, sino que además había una secuencia común en todos esos lenguajes.

Primero aparecen las palabras para negro y blanco u oscuro y claro -del día y la noche-; luego llega el rojo -de la sangre-; después le corresponde el turno al amarillo y al verde, y sólo al final, el azul.

daniel otero la casona

Pero, ¿por qué no tenían azul?

“¿Y por qué deberían de tenerlo?”, le contestó desafiante a BBC Mundo el psicólogo Jules Davidoff, director del Centro para Cognición, Computación y Cultura (CCCC) de la Universidad de Londres.

¿Quién dijo que el cielo es azul?

“Pues, para poder describir ciertas cosas”, le contestamos vacilantes.

“¿Para qué necesitarían el color azul para describir algo?”, replicó.

“Bueno, por ejemplo para describirle el mar a alguien que no lo conoce. O para contarle cómo estaba el cielo en algún momento…”.

“¿Quién dice que el cielo y el mar son azules? ¿Acaso son del mismo color?”, cuestiona.

Probablemente tiene razón en objetar ese punto de vista. Al fin y al cabo, él ha dedicado tiempo a investigar reconocimiento de objetos, colores, nombres y neuropsicología cognitiva.

Además, hizo experimentos con una tribu de Namibia cuyo lenguaje no tiene una palabra para el azul, pero sí varias para diferentes tipos de verde.

Cuando les mostró 11 cuadrados verdes y uno azul, no podían encontrar el que era distinto, pero si en vez de azul ese cuadrado era un tono tan levemente diferente de verde que nosotros difícilmente lo notaríamos, lo señalaban inmediatamente.

Y es que, si nos ponemos a pensar, pocas cosas en la naturaleza son azules: una que otra flor quizás, las alas de algunas mariposas, las plumas de ciertas aves, los zafiros, el lapislázuli.

¿Cómo describirlo sin usar la palabra azul?

Sin embargo, Homero estaba en Grecia, ese lugar que en muchas de nuestras mentes está enmarcado entre el cielo y mar… ¿cómo podían ignorar su color?

Con sus estudios, Guy Deutscher había llegado a comprenderlo intelectualmente, pero quiso entenderlo con su alma… o más bien con Alma, su hija.

“Cuando estaba investigando y descubrí cuán complejo era el tema del color azul y cuán difícil era para los occidentales entenderlo, quise hacer un experimento”.

“En ese momento mi hija estaba en la edad de aprender a hablar y, como cualquier otro padre, yo jugaba con ella y le enseñaba los diferentes colores”, recuerda Deutscher.

“Se me ocurrió una idea para ver cuán natural es todo el asunto del azul, y en particular el color del cielo, que había dejado perplejos a los que lo habían investigado: ¿cómo puede ser que los antiguos, particularmente los del Mediterráneo, no tuvieran un nombre para el color del cielo, que a nosotros nos parece la cosa más obvia?”.

 

Entre olivares, todo es amarillo, verde y café.

Lo que hizo fue enseñarle a Alma todos los colores, incluido el azul, pero se aseguró de que nadie le dijera de qué color era el cielo.

“Cuando estuve seguro de que sabía usar la palabra ‘azul’ para los objetos, en mis salidas con ella -los días en que el cielo estaba azul (¡estábamos en Inglaterra, no el Mediterráneo!)- empecé a preguntarle: de qué color es ese auto o ese árbol, etc. Y luego, señalaba el cielo y le preguntaba: ¿De qué color es eso?”.

Durante mucho tiempo, Alma no le respondió.

“Con todo lo demás, inmediatamente me contestaba, pero con el cielo, miraba y parecía no entender de qué le estaba hablando”, cuenta.

“Eventualmente, cuando ya estaba segura y cómoda con todos los colores, me respondió. La primera vez dijo: ‘blanco’. Fue sólo después de mucho tiempo y tras ver postales en las que aparecía el cielo azul, que lo describió de ese color”.

El cielo de Alba.

Fue así que su hija le enseñó que no es tan obvio como nos parece.

“Lo entendí con mi corazón, observándolo en una persona, no leyéndolo en libros o pensando en pueblos del pasado remoto”.

“Y Alma ni siquiera estaba en la misma situación que los antiguos: ella sabía la palabra azul y sin embargo no la usó para el cielo. Comprendí que no era una necesidad imperiosa ponerle un nombre al color del cielo. No se trata de un objeto”, precisa Deutscher.

Lo mismo ocurre con el mar: al igual que el cielo, no siempre es del mismo color y, sobre todo, no es un objeto, así que no hay motivación para “colorearlo” con una palabra.

Cuestión de necesidad

“Nada ha cambiado en nuestra visión. Por siglos hemos tenido la misma capacidad física ver distintos tonos, pero no la misma necesidad”.

“Era perfectamente normal decir que el mar era negro, pues cuando está de color azul oscuro, parece negro, y eso era suficiente en esa época; una sociedad simple funciona perfectamente bien con negro, blanco y un poco de rojo”, comenta el experto.

Eventualmente, el Mediterráneo se volvió profundamente azul.

Entonces, ¿por qué empezamos a decir que algunas cosas son ‘azules’?

“Entre más avanzan tecnológicamente las sociedades, más se desarrolla la gama de nombres de los colores”.

“Con más capacidad de manipular los colores y con la disponibilidad de nuevos pigmentos surge la necesidad de una terminología más refinada. Y el azul es el último porque además de que no se encuentra fácilmente en la naturaleza, tomó mucho hacer el pigmento”.

ULISES navegaba por mares que no eran precisamente, azules

Y, ¿qué me dice de imágenes como ésta?

Preciosos y definitivamente azules ropajes de hermosas egipcias.

Los antiguos egipcios tenían pigmento azul y una palabra para nombrarlo, “pero, por supuesto, se trataba de una sociedad sofisticada”.

“Lo que importa no es tanto la época en la que vivieron sino del nivel de avance tecnológico. Es eso lo que se correlaciona muy de cerca con el volumen de vocabulario para los colores”, subraya el lingüista.

Pero un momento: en el hebreo bíblico está la palabra “kajol”, que significa azul.

“Es cierto, pero la razón por la que es confuso es que la palabra ‘kajol’ significaba negro.

Tiene la misma raíz que la palabra ‘alcohol’, y el ‘kohol’ era un cosmético de polvos de antimonio que las mujeres utilizaban para pintarse los ojos, que era negro”.

Poco a poco fue cambiando hasta tomar el significado que tiene en el hebreo moderno: azul. Y ese no es el único caso.

“Lo mismo pasó con la palabra ‘kuanos’ en griego. Homero la usa, pero significa negro o algo oscuro. Fue después que empezó a significar azul”, nos dice Deutscher.

Daniel Otero|Concierto en el Paraninfo de la UNL homenaje Esteban Laureano Maradona

Fundador del Museo ferroviario año 1994.

Fundador de la Sala Candace, año 2010

Nota de Felicitaciones del premio Nobel de la Paz Alfredo Perez Esquivel año 2010

Distinción como compositor provincia año 1995 |

Medalla de plata al mejor promedio Egreso año 1988

Nota de felicitaciones del Gobernador Jorge Obeid año 2001 Sitio Web del ferrocarril

Capacitación Taller Aula Drag Queen. Año 2017. Reina Heels. Museo R.G.De Rodríguez.

Acto de apoyo a los jóvenes del Birri. Plaza Soldado Año 2013

Capacitación Taller “Ver y Coleccionar”, Año 2017. Museo Rosa Galisteo de Rodríguez.

Capacitación Taller Laboratorio Arte + Educación. Florencia Magril. Año 2017. M.R.G.de Rodríguez

Capacitación Taller “Introducción a la Estética Electrónica”, F.Gloriani. año 2017. Museo R.G.de Rodríguez

Curso de Verano Taller de Fotografía en ATE año 2015- Profesora Carolina Niklison

Tecnologías digitales y obras de arte con los chicos de la comunidad mocoví. Tostado año 2010

Presentación Software Interactiv en el BarCamp de ATE año 2011

Seminario Códigos del Arte contemporáneo Año 2013 – STELLA ARBER .M.A.C. de la U.N.L

Seminario Filosofía y Arte. Año 2013. M.A.C. de la U.N.L. ANA ALDABURU

Ensayo junto a jóvenes de la Escuela Almirante Brown con Orlando Veracruz año 1994

Seminario Códigos del arte contemporáneo año 2014. Prof. Stella ARber. M.A.C. de la U.N.L

Participacion en la F.A.V.E., Año 2014.

Seminario Privacidad y vigilancia entornos digitales. Año 2015. Fundacion Via Libre

Participación en el Sem. Filosofía y Arte. Año 2014. Prof. ANA ALDABURU. M.A.C. de la U.N.L

Taller de trabajos junto a Jóvenes en Crespo, año 2014. Escuela Walter Heinze

Curso de “Estéticas de lo Extremo”, con Gabriel Valansi y Elena Oliveras. Esc. Prof. Juan Mantovani

Fundación Vía Libre|Arte y cultura en circulación. Año 2014

Intervención en la Legislatura de Santa fe, año 2012, y Zonas Adyacentes. 200 años de la Bandera Argentina

Taller de arte Urbano junto a Jóvenes en Crespo, E.R., año 2014. Escuela Walter Heinze

Trabajo final año 2014 sobre Transhumanismo. Aprobado. Docente Stella Arber. M.A.C. de la U.N.L.

Trabajo final año 2015 sobre “el cuerpo humano, interacciones, texturas” Docente Stella Arber. M.A.C. de la U.N.L.

Alliance Francaise. Año 2009, participación en Maratón Cultural.

 

Fundador de la Orquesta municipal.

Músico sinfonico Invitado y de refuerzo ocasiones especiales (Aleluya de Haëndel), (Sinfonía 1812 de Piotr Illich Tschaicovsky 1983 Colegio Adventista del Plata con la Sinfónica de Entre Ríos y Paraná.

|Cosquín 85, 86, 88. Con Leòn Gieco y Eduardo Falú.

Medalla de plata 1988 al mejor promedio Liceo Municipal de Santa fe

 

Porqué ninguna bandera usa el color morado

Tatuajes con números en chino

Perfil del trabajador del futuro

Escritores pintados por sus hermanos

Concierto Coral en la Legislatura

Santa fe Diseña 2017

La Magia del Retrato

Brahma Kumaris en Asociacion de Artistas Plásticos

Recorrida de Daniel Otero por casas de ARtistas

Tendencias Digitales 2018

El Short! Historia y fotografia

Territorios de Arte Textil ARgentino

Taller Municipal de La Guardia

Medias de Red o Rejilla|Roland Barthes y su opinión

La calle Recreativa|Costanera Este

Roberto Aguirre Molina en el Museo Municipal López Claro

Una Santafesina llega a Guatemala

Teorías del Aprendizaje

Agustín Falco y su Obra.

Andrea Esquivel | Viaje a Guatemala|Daniel otero escribió su texto

La Casona suma y aporta

OSDE ROSARIO| DESNUDOS MASCULINOS

Y los jóvenes dijeron “Si!

Máscaras VEnecianas

Stella Brieva en AG ARte

Habilidades clave en formación

Daniel otero en curso con Gabriel Nardacchione

Gabriel Nardachione en el Rosa Galisteo

Año 2008- Juan ARancio en la Legislatura

Como pedir cerveza en veinte idiomas

Película San Martín el Cruce de Los Andes

Fuerte vínculo de “La Casona” con entidades de la cultura

Familia de Artistas, en el Rosa Galisteo

10 paginas donde descargar videos de alta calidad

82 sitios donde conseguir recursos creativos

Mirta Narosky UNLAM

Procesos de Hibridación en Brasil

Políticas de sonido en la UNTREF

EL Alero taller de fotografia

La visita guiada de Raquel Garigliano al Museo  Histórico Provincial

Incendio de la biblioteca de Colastine. 6000 libros perdidos

Perfil de tribus y consumidoras contemporáneas

Alicia Herrero en Buenos Aires

Consumidoras contemporáneas

Cesar Cortazzo en Uruguay

El legado de Juan Pikazon

Las mejores fotos del World Press 2016

Alma de artista sube de Fans e integrantes

Hitler y su intento de asesinato con el vudu

Diez relevantes inventos hecho por mujeres!

Coro de daneses pide ayuda

Un Batman en la versión latinoamericana

Como pintaban los chicos del campo de concentración en Terezin

Gabriela Genovese en el Lawn Tennis Club de Santa fe

Tatiana Corte y Domingo Sahda en el Club El Orden de Santa fe

Iconos de la festividad del dia de los muertos

UNTREF. MEDIA LAB 10

Flisol| Software libre en Demos

Muestra de #JoséSedlacek en el #MuseoSorJosefaDiazYClucellas

Divinas geometrías de Geraldhyne Fernández

Andrea Esquivel en #LaCasonaStafe

Junio de Colores en Libreria Pablo VI

Artistas exponen en La Peatonal

Hackaton en Santa fe|Demos

Mónica Rodríguez en #LaCasonaStafe

La Cuarta Revolución Industrial

Tour de Bicicletas para celebrar el 104 Tour de París

Visitas en La Casona

Muestra en el Museo Sor Josefa

El Mural de Robert Romero

Nos deja un amigo. La partida de Ricardo Scholtus

Andrea Pallero en La Casona

Junio de Colores en La Librería Pablo VI

Mónica Rodríguez en La Casona. Su muestra

Pamela Anderson|Lenceria a los 50 años

Juguetes que se conectan a Internet

Abel Monasterolo expone en el Colegio de ARquitectos

Muestra de los alumnos de Luis Gervasoni

Santa fe a la Carta

Enzo Trapani, santafesino, triunfa en Milan, Italia

Dia de los muertos|Iconografía y simbolos

Andrea Eletti – Tangos entre Piazzolla y Gardel

Gustavo Wedertz – Muestra en la Legislatura de Santa fe

Guillermo Aleu es reconocido en la legislatura de Santa fe

Señal Santa Fe – Un GPS ahi

Espacios Culturales en Santa fe| De la desconexión de la Realidad al Vituperio del Marginal

Alicia Herrero- la Distribucion

Block Chain-Criptomonedas

Ballet Nacional del Sordre

Opera Prima de Agustín Falco

La foto del Diario Uno que fue sacada por Daniel Otero

Negocios entre chinos-Syngenta compra Nidera

Museo Estrada Bello de Santo Tomé|Muestras de dibujo y pintura

Miembro del equipo de Daniel otero fue seguida una cuadra antes de una filmación

Fusionar el Ministerio de Cultura con Desarrollo Social.

Diez citas célebres sobre profesores

Tutuca Porno . Cuando pintó el descontrol

Salario emocional|Su valor

La bailarina que llevas dentro

Festividad de San Expedito

Soledad frente a la escuela

Jovenes de la Prefectura

Feria popular en Santa fe

Acampe y protesta social

Cuando protesta el obrero

Caballito a salvo

Silla abandonada

Obreros pavimentando

Por el Boulevard

Artistas protestando

Iglesia de Guadalupe

Antiguo Liceo Municipal

La Salle Jobson

Patrimonio abandonado

Carro de venta callejero

Pescador Callejero

 

Manual para una crítica en la época de la posverdad
1 – Su nombre no necesariamente debe figurar dentro de los personajes con un grado considerable de influencia en el medio artístico. No es un requisito que su voz esté autorizada,como tampoco lo es tener una hoja de vida hiperextensa para presentar sus ideas a una audiencia.

2 – Mantenga una posición relativamente independiente de las instituciones. Si bien es difícil hablar sobre cualquier tema sin estar inmerso en el mismo, al hacer crítica, es preferible que la posición que usted ocupa no interfiera con el libre desarrollo y publicación de sus ideas. Eso no quiere decir que al tener vínculos con instituciones se deba renunciar a la crítica, por el contrario, es una razón para que sus argumentos se desarrollen con una mayor consciencia y responsabilidad con la audiencia.

3 – Encuentre una plataforma de divulgación con la que usted esté cómodo. Desde la típica publicación impresa que puede hacer circular entre sus amigos pasando por las páginas web, blogs y foros de discusión hasta las nuevas redes como Facebook, Twitter o Instagram. Cualquiera es válida en esta actualidad hiperglobalizada donde cualquier opinión es capaz de transgredir los límites geográficos en cuestión de segundos. Tenga en cuenta que todo lo que diga puede ser usado en su contra, pero tranquilo, las polémicas en la época de la posverdad no suelen durar más de un día especialmente en Twitter. Una vez haya seleccionado su medio, escriba -o twitteé- ideas valiosas que hagan al público reflexionar así sea durante dos segundos de su vida.

4- Elija con sabiduría. Probablemente no sea la mejor idea hablar sobre esa exposición de ese artista que no soporta. Hacer crítica y hablar mal de algo o alguien no son sinónimos. En últimas, llamar la atención resaltando lo menos virtuoso de una situación resulta fácil -se llama amarillismo- pero mantener el interés de su público al exaltar las bondades de la obra a la vez que se intenta transmitir la experiencia que tuvo al estar allí, presenciándola, es lo que cualquier crítico debería proponerse: un reto. Elija con sabiduría. Plantéese retos.

 

5 – Evite la codicia, no se puede tener todo como tampoco se puede hablar de todo. Al asumir un rol de crítico debe entender que tiene limitaciones (humanas específicamente), por lo que, le va a ser imposible salir de una inauguración en el centro de la ciudad para ir al lanzamiento de cierta publicación en el norte a la misma hora. Siga su intuición y seleccione aquellas situaciones que le parezcan valiosas. Acepte que no todos los eventos van a ser increíbles y que muy probablemente habrá semanas -tal vez meses- en los que ninguna obra o artista moverán las fibras más internas de su ser para motivarlo a escribir de manera obsesiva sobre ello.

 

6 – No hable de más. En esta práctica menos es más. No necesita una introducción de tres párrafos para hablar de ese detalle ínfimo que captó su atención durante toda la visita. Ocúpese de lo más importante -de su idea principal- de entrada. No le enrede la vida al lector que ya bastante tiene con no entender el arte per se.

 

7 – Humildad ante todo. Un crítico es una persona pensando y escribiendo, que puede cometer errores o cambiar de opinión. Entienda que, así como usted tiene el valor de publicar sus ideas sobre una situación en específico, también debe tenerlo a la hora de haber cometido un error y pedir públicamente disculpas. No dé las cosas por hecho, permítase dudar y dé lugar a la duda en sus textos. Hacer crítica no es un absoluto, es un inicio a las múltiples lecturas que el arte permite.

 

8 – Escribir es saber escoger palabras. El lenguaje es un arma de doble filo. Así como puede facilitar la tarea el seleccionar las palabras adecuadas también puede ser el fin de sus días como crítico el uso de términos incomprensibles e irrespetuosos. Haga uso de un lenguaje que atraiga, que quiera ser leído y no de uno que imponga una barrera entre usted y su audiencia. No se trata llenar sus textos de ornamentos lingüísticos, pero sí de hacer amena la lectura a la vez que se presenten ideas claras, concisas y con un estilo ojalá propio.

 

9 – Autoedítese.

 

10 – Disfrúteselo. Disfrute su ida al museo que no visita hace diez años o a la galería de un colega, el performance que lo pone nervioso, la instalación que lo invita a acercarse, el juego de palabras que usa el artista, ese color sienna que siempre le ha gustado y no se explica el porqué, las tertulias que se forman alrededor del evento, los sentimientos que cada cosa le generan. Disfrútelo, experiméntelo, organícelo, escríbalo y publíquelo.

 

 

 

Anuncios