LAS GARGOLAS|EL TEMOR. ALMAS E INFIERNO| EL ARMA DE LA IGLESIA EN LA EDAD MEDIA

(escribe daniel otero) -Corrían siglos supuestamente analfabetos. Violentos. Y  la Iglesia estaba por todas partes y, sobre ella, las gárgolas. Parece ser que  fue tan poderosa la tendencia a construir gárgolas que muchas, en la Alta Edad Media, ya ni siquiera sirven de acueducto. Han quedado reducidas a  meros monstruos patibularios en una sempiterna  vigilancia sobre las catedrales  góticas y barrocas. Las gárgolas que subsisten han perdido la fuerza de su función depositadas en  manos de millones de turistas más bien confundidos ante el mensaje.

amenzante
Monumental. Imponente

Pero estas criaturas mitológicas –pobres ellas-  quizá sean las más incomprendidas de todas las que pululan por bestiarios y tratados demonológicos: muy  pocos saben por qué están allí y qué funciones cumplían.

lo demoniaco
Una estructura que genera terror

Vayamos a la palabra: dice mucho de ellas: “gargoille”, en francés, es originalmente garganta. Mientras que en Alemania son llamadas “wasserpeier”, “vomitador de agua”, término análogo al holandés “ waterspuwer”, “escupe agua”. Pero toda esta terminología apunta a su utilidad arquitectónica; las gárgolas fueron un elemento necesario en las catedrales para desaguar los tejados mediante imperceptibles caños que las atraviesan. Pero sus formas demoníacas son otra historia, que las vamos a contar.

el emergente de las formas
Extrañas formas emergen

Resulta ser que los arquitectos y sacerdotes medievales aprovecharon la necesidad de desagüe para enviar un mensaje a los incrédulos. Sí.  Las gárgolas, con sus garras afiladas que se extienden hacia el cielo, eran como una severa advertencia en contra del comportamiento de los pecadores. ¡Ay del que se acercara a la iglesia con una consciencia sucia!  Para ello , ahí estaban los dragones, serpientes y leones en las alturas escrutando el alma, el corazón del  caminante, las cuales le recordaban  constantemente el destino trágico de su alma, todo lo malo, demoníaco,  que lo esperaba del otro lado si se desviaba del santo edificio que yace bajo sus garras.

Una fuerte apuesta al terror
Mitología y religion

 

Por ello mismo, los mismos rasgos demoníacos de estas gárgolas, de horror en su estado puro, tenían la función de proteger  a los sacerdotes y creyentes de lo maligno que quisiera entrar en su iglesia.

profundas connotaciones
Visiones del espiritu o inframundo presentes

Fue tan fuerte  la tendencia a construir gárgolas que muchas, en la Alta Edad Media, ya ni siquiera sirven de acueducto. Son meros monstruos patibularios en eterna vigilancia sobre catedrales góticas y barrocas. Las que subsisten  han perdido la fuerza de su función en manos de turistas más bien confundidos ante el mensaje, pero que no rechazan la seducción de llevarse sus imágenes con sus poderosas lentes Leica o Carl Zeiss, para luego imprimirlas y dejarlas en sus livings o diarios de viaje en sus confortables hogares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s