KAFKA Y LA HISTORIA DE LA NIÑA CON SU MUÑECA VIAJERA

KAFKA Y LA MUÑECA VIAJERA

kafka-danielotero

ESCRIBE DANIEL OTERO | Hoy te cuento que un año antes de su muerte, Franz Kafka vivió una experiencia insólita. Se encontraba paseando por un parque, encontró a una niña desconsolada llorando desconsolada: había perdido su muñeca. Intentando calmar a la pequeña,

Kafka se mandó  una súper historia: la muñeca no se había perdido, se había ido de viaje!! Y él, convertido en cartero de muñecas, tenía una carta que le llevaría a la niña, así que esa misma noche escribió la carta. Al día siguiente, Kafka volvió al parque con la carta.

Como la niña no sabía leer, él se la leyó en voz alta:”Por favor no llores, me fui de viaje para ver el mundo. Prometo escribirte  todos los días contándote mis aventuras…” Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando Kafka y la niña se reunían, él le leía estas cartas cuidadosamente compuestas de aventuras imaginarias sobre la querida muñeca. La niña se consoló.

Cuando los encuentros llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca. Ella obviamente la veía diferente de la muñeca original .

Pero el hábil escritor en una carta adjunta le explicaba: “Mis viajes me han cambiado“

Muchos años más tarde, la chica ahora crecida, encontró una carta en el interior de la muñeca. En resumen, decía:”Cada cosa que amas es muy probable que la pierdas, pero al final, el amor volverá de una forma diferente“-