LA HISTORIA DE LA CREMALLERA

Allá por 1893 un inventor, estadounidense llamado Whitcomb Judson, decidió terminar de una vez por todas con la pesadez de tener que atarse decenas de pequeños botones cada día y, sobre todo, para librarse de los cordones de los zapatos. Así que diseñó y patentó una cremallera, a la que llamó “cierre de grapas”. La gente probó el invento en la Expo de Chicago y, a decir verdad, no le dieron mucho plazo de vida, las cremalleras de Judson eran demasiado complicadas de utilizar y, para colmo, se oxidaban con rapidez pasmosa.

daniel otero
la historia de la cremallera

Durante cierto tiempo, al principio, las cremalleras tuvieron mala reputación. El hecho de que permitieran a una mujer quitarse el vestido muy rápido era considerado por algunos como favorecedor del sexo ilícito.

Pero bueno, con el tiempo, las percepciones fueron cambiando y hoy en día los abrojos y las cremalleras tienen plena vigencia en las prendas.

www.lacasonastafe.wordpress.com

www.jardindelicias.wordpress.com

www.luzdeciudad.wordpress.com