ANA FRANK|A DIEZ AÑOS DE LA LLEGADA DE SU MUESTRA BIOGRAFICA A SANTA FE

#AnaFrank#DanielOtero#LuzDeCiudad# – Se cumplen en este año 2019,  diez años de la muestra de Ana Frank. Esto sucedió en el año 2009 en la Ciudad de #Santa Fe.

La muestra, que llegó impresa en grandes paneles tipo #Foam, estaba intitulada en Inglés y en Español. Como un relato e interpelación en primera persona, con textos sobreimpresos e imagenes sepiadas. El espectador tenía entonces la posibilidad de construir en su mente el relato de una manera auténtica y fluida, siendo partícipe en la puesta en escena. Los cortes en 3D, con una profusa apoyatura de datos a manera de infografía, pero con un riguroso tratamiento fotográfico,  hicieron de esta muestra un suceso en el año 2009 y se gestó mediante la fundación Ana Frank.

ES importante destacar esto, como criterio curatorial pero tambien educacional. Vivimos en tiempo en el cual el “arte contemporáneo”, apuesta a la destrucción y la desmemoria colectiva como parte de un proyecto que tiende borrar la memoria de los pueblos en el tiempo. Por eso la muestra de Ana Frank es una fuerte apuesta a lo social, colectivo, humano.

Si se tomase tal ejemplo y se lo aplicase a otros temas sociales, el arte quizás tendría mucho más de humano y de social, referenciando posiciones y alumbrando la historia en el tiempo. Las herramientas artísticas si o sí, deben considerarse como transformadoras sociales y tambien, como desarrolladoras de criterios y faros en el tiempo. De no haber privilegiado este concepto, no tendríamos  hoy la cultura grecolatina, a pesar de los avatares surgidos en el tiempo y los cambios posteriores al cristianismo.

Desde el renacimiento en adelante, y pasando por los períodos de entreguerra y postguerra, el arte tuvo una fuerte preeminencia en la construccion del relato social, al igual que luego de la caida de los regímenes totalitarios tanto en la URSS, como en Francia.

Arte e identidad social van de la mano.

Siempre.