20 MOTIVACIONES Y DESMOTIVACIONES PARA ELEGIR UNA BAILARINA DE POR VIDA.

ESCRIBE DANIEL OTERO| Dedico este post a mis amigas bailarinas, tanto clásicas como de expresión corporal y danza contemporánea. Seres extraordinarios que he observado y he tenido oportunidad de tocar música sinfónica o de cámara junto a ellos. Las he observado y hablado con ellas cientos de veces y he tomado apuntes, notas que vuelco en este trabajo, como un sublime pero humilde homenaje a su esencia, talento y locura, sin la cual el mundo no sería mundo….

agustina-danielotero

    • 1-La bailarina no está en contacto con la realidad territorial, es decir, en principio, el piso. Es ajena al mundo, vive “volando” y por ese motivo es una persona que desde su infancia –si practicó tal disciplina- lleva la imaginación por sobre todas las cosas adelante. El no contar con el piso como punto de referencia y sí, el aire, transforma todas las cosas a la inversa de la persona común.
    • 2-La bailarina vive creando y resolviendo círculos, figuras, esquemas y situaciones en un escenario. Vive pensando en lo no real, el movimiento, las cosas ágiles y gráciles y por lo tanto todo lo que hace conlleva al empuje, al arrastre.
    • 3-Una bailarina tiene largos períodos de silencio. De concentración. De vida propia donde se mira el alma. Tiene alma de “Cisne” y ninguna otra figura mejor la ejemplifica que Piotr Illich Tschaicovsky con “el lago de los Cisnes”, la música para ballet.
    • 4-Una bailarina siempre amará más intensamente que otra persona. Porque sabe y tiene conciencia, presiente que todo es efímero y pasajero. Ella pertenece al aire y al salto, el movimiento, y cuando está en tierra sufre. Ama el espacio y la libertad, el vuelo y el desafío. Eso la hace más interesante que cualquier otra persona. Por lo tanto la bailarina da mas importancia al momento y la circunstancia que al argumento y final de la historia. Una mujer común fabrica una historia con principio y final. La bailarina no.
  • 5-Toda bailarina es inestable en su carácter y cambia de decisiones de un momento para otro. Cuando una persona normal hace un cálculo, ella realiza diez. Es por su razonamiento. Y cuando parece que tomó una decisión, la cambia de repente. Se parece en mucho al piloto del avión. Controla altitud, latitud, viento y distancia. Cuando un factor cambia, no te avisa. Simplemente ya no está en el mismo lugar o cambió la situación. Cuidado con el “No”. Cuando una bailarina se cerró en su decisión, es como la bóveda de un banco. Sellada.

nerea-daniel-otero

  • 6-Toda bailarina es longeva. Las que conocí sobrepasaron los ochenta y cien años. María Brizzi de López Claro es un ejemplo (103 años). Se dice que el ejercicio y el entrenamiento incide en esto, ayudando a las células a regenerarse más rápido.
  • 7-Las bailarinas son en su mayoría “Voladas”. Lo que le parece “normal” a ellas no es “normal” para las otras personas. Por lo tanto un razonamiento “lógico” para ellas será para otros“no lógico”. Y toda cuestión que se asocie al común denominador “locura” (en su acepción ordinaria latinoamericana y argentina) para ellas será “normal”. Con una bailarina se invierten los parámetros. O sea: hablarles al revés es lo normal.

nerea-danielotero2

    • 8-La mirada de la bailarina es difícil de soportar. En primer lugar porque transparentan el alma y no ocultan nada. Son seres puros. No he encontrado “malas personas” en el género “bailarina”. Todo lo contrario. Su mirada transcurre entre el punto “fijo”, y “el más allá”, rotando en un ángulo de 360º, como si fuese un panóptico o una abeja. La bailarina recoge información sensorial de tiempo y espacio a la vez, mientras que nosotros lo hacemos por diferentes procedimientos. Por eso cuando cruza la mirada entrega más información que otra persona. Y no todos están capacitados para eso. He encontrado como artista miradas más transparentes en la bailarina que en otros seres. Son más fáciles de interpretar. Pero más jodidas de entender!!
  • 9-Es difícil que una bailarina tenga una relación amorosa estable, o bien afectiva. Son seres pulsionales y huidizos a veces, frágiles. Hacen tremendos esfuerzos por controlar su ser interior durante largos períodos. En el caso de María Brizzi de López Claro, ella culminó su carrera para dedicarse a acompañar el éxito de su marido César López Claro. Lo bancó a muerte. Guardaba sus cenizas en una urna. Lo ví y lo viví. El pasaba días y noches enteros pintando a una modelo en vivo sin ropas, 70 años menor que él. La esposa jamás lo interrupió.

10-La bailarina cuando se va, no vuelve. Respetan este ceremonial con la solemnidad propia de su profesión de cientos de años. Son soberanas en su reino. Un hombre que esté al lado de una bailarina deberá “aprenderlo” y “comprenderlo”. Pueden existir diez mil razones en la existencia, pero la bailarina atenderá una: la propia.

  • 11-Toda bailarina es misteriosa por esencia. En realidad los orígenes del baile si nos remitimos a Terpsícore son -por antropología social- por demás místicos. Entregan, dan, pero quitan. Nuevamente aparece la figura del cisne en el lago, o la cigüeña o el ave. Entran en escena y desaparecen misteriosamente.
  • 12 -Con la bailarina no se discute, se negocia y persuade. Tienen dos tiempos: uno acotadísimo de razonamiento (no pueden procesar demasiada información verbal o técnica) y otro de introspección y análisis meduloso. Dan vuelta las cosas y buscan a veces reveses inexistentes. Explicarles bien. Cuidado: Cuando es NO, es NO. No insista!! La primera impresión es lo que cuenta. Nuestro mundo no es alineado sino asimétrico,  máxime el de los artistas, convulsivo y fluctuante. La bailarina desde su infancia o adolescencia vio una barra fija lineal y sobre ello trabajó su cuerpo. Por lo tanto tiende a pensar linealmente y operar en consecuencia.
  • 13-Toda bailarina necesita un “extra” de atención emocional. O sea: paciencia en mayor cantidad y dosis. No es una mujer común, sino EXTRAORDINARIA. No cualquiera puede amar y comprender una bailarina. Estresados y ocupados olvidarse, dedicarse a otra cosa. “Nenes de mamá” y gente fácil buscar otro rubro. Una bailarina podría considerarse como una tarea altamente especializada de atender y a tiempo continuo. Si busca un amor o algo “Part Time”, busque una telefonista o Call Center, no una bailarina. Estar al lado de una bailarina es como especie de apostolado y resignación a lo demás. No se gaste.
  • 14-La bailarina es un ser místico. Y a los seres místicos no se les pide explicaciones ni razones. Se compra el “combo” y listo. No hay quejas. Son personas extraordinarias y maravillosas pero todo lo hacen desde la epicidad por un lado, el deleite y el placer. Pero por otro lado bucean en las orillas de los abismos de la existencia permanentemente. Tampoco intente entender lo que piensa ni lo que siente. Si tiene la suerte de estar al lado, disfrute y no pregunte nada. Usted es un elegido.
  • 15-Una bailarina jamás pertenece a nadie. Pertenece al aire, a la música, al viento, a lo divino. Es triste pero fatalmente cierto. Su resiliencia interior las va fortaleciendo y su mística y entrega al arte que aman sobrepasa cualquier condicionamiento y promesa que puedan hacer. Yo no creería en la palabra de una bailarina, por ejemplo.
  • 16-Una bailarina es LEAL. El tiempo que sea, lo comparte con la persona elegida. NO con otros. Dure lo que dure. Tienen un sentimiento más puro y un estado de imbricación o implicancia con su pareja que otras personas. Es difícil –raro de hallar- que una bailarina juegue con el amor. Dado que en el amor, son tan pero tan performativas como en su arte. Dan todo. A riesgo de todo. Y esto también, les trae o puede causar problemas.
  • 17-Una bailarina no tolera palabras en voz alta, órdenes ni reproches. Su mundo es una cadencia, tanto visual como sonora. Es todo un argumento discursivo entre la línea y el plano, con profundidad. Y las cadencias son organizadas, secuenciadas. Todo quiebre y ruptura hará un “crash” en su interior. Si va a hablar con una bailarina, antes organice su “yo” interior y prepare la escena. Puede llevarse una frustración. O algo peor. El entorno para hablar con una bailarina debe ser agradable y estético. Se debe estimular su ego y sus triunfos. Desde su último aplauso ya pasó mucho. Ud. debe de ser la platea.
  • 18-Una bailarina perdona como máximo una vez. Y eso, ¡ya es mucho!! –Obvio: De vuelta la metáfora del piloto del avión a 15.000 metros de altura. No tiene margen de error. Su razonamiento procedimental incide en eso.¿porqué habría de perdonar una gilada si su mundo es más interesante?¿Porqué buscar remedio a una situación que puede repetirse si su mundo está lleno de desafíos y oportunidades?
  • 19-Una bailarina no muestra su dolor y disimula hasta más no poder. Puede estar partida en mil pedazos pero su cara estará maquillada y como una máscara y seguirá actuando. Asume la circunstancia como un trance o un episodio de la ópera en donde el telón debe caer en el momento exacto. Ni antes ni después. Llorará en silencio lo perdido o lo que no tiene. Y el tiempo que sea. No intente apurarla. Son dueñas del tiempo. Cuando Ud. pensó que estaba todo arreglado ella está reprocesando la información. Sabe que no puede equivocarse. Observe sus pies y su entrenamiento y se dará cuenta.
  • 20-La bailarina cuando se va, no se recupera jamás y no se reemplaza con nada ni nadie. Y cuando fallece el cielo y el mar están de luto.  Es palabra santa.

Anexo 25|05|2016

21- La bailarina lee poco o lo obligado. Por eso son pobres de palabras y les cuesta expresarse y por lo tanto mantener una conversación fluida y coherente. Esto les juega en contra porque en definitiva es incomunicación. Leer poco o nada es por otra parte un símbolo muy fuerte de poca cultura y cierra puertas.Cuando deja el baile, puede llegar a leer. María Brizzi de López Claro leía 5 diarios por día y veía 10 canales de televisión.

22- Concentración: Fuera de su mundo, a la bailarina le cuesta concentrarse en las ideas, proyectos, palabras, y demás. Es otro punto en contra. Fuera del escenario no maneja tiempos ni cuestiones estructuradas. Y el mundo funciona de otra manera. Su pareja|manager|representante| lo que sea debe articular en este sentido (con el laburo que ello significa) para contrarrestar esta cuestión.

 

Anuncios