LA ERA MACRI|EL EMPODERAMIENTO DIGITAL DEL ARTISTA

Escribe daniel otero| durante los largos y tediosos años del kirchnerismo, se inventó una fábula: la de la “industria nacional”. Resultó ser una línea de ensamblaje de objetos fabricados en China o Corea, así como Japón, que se lo presentaba como “Industria Nacional”. ¿Cuantos cientos de miles de empleos? -Cinco mil. 5000. Así como te lo digo.

intelcore-danielotero

Se pusieron entonces, restricciones arancelarias del 35 % para las notebooks y las PC importadas. Así, todos los que dependíamos de la tecnología a esta altura de las cosas, tuvimos que resignarnos a perder el capital, sacar préstamos a tasas altísimas para pagar ese capricho de un sistema económico perverso con el cual se alimentaban los sueldos de “La Campora” y otros especímenes que ahora rondan por Comodoro Py o están entre los barrotes.

Esta fábula de la “Industria Nacional”, se la creyeron muchos. Y nos perjudicamos muchos. Yo perdí una Olivetti y una Lenovo, que jamas pude volver a comprar. Quedé fuera del circuito artístico. Perdí oportunidades laborales. Tuve que dejar los alumnos particulares. Una notebook Sony Vaio paso a valer $ 22.000 pesos y como congoleños, obligados a comprar “Bangho” con un precio final en 13.000 $ financiado en 6 cuotas, “fabricado” (ensamblado) en Tierra del Fuego o en Buenos Aires.

La mentira de la “Industria Nacional” se ha caído y muestra la faceta perversa de un sistema que no plantó una, ni media fábrica de Nanochips y constituyò a la ARgentina en un patio de ensamblaje trasero, como Mexico.

Desde Enero, los artistas y quienes precisamos placas ATI, NVIDIA, INTEL CORE, vamos a pagar miles de pesos menos y millones de Argentinos (Sí, millones) van a poder financiar su notebook o PC de escritorio para sus hogares con el nuevo sistema.

Lo demás, es puro verso. El “Relato Cristinista”- Jamas olvidaré que mientras yo no podía pagar 22 lucas por una Sony Vaio, MIlagros Salas se embolsillaba 30 palos y José López tiraba por arriba del convento 9 millones. Sucedió en la Argentina. Soy testigo.

Anuncios